15
Sun, Jul

Un elevadísimo número de temas dominan la agenda de la República Dominicana, antes y después de las lluvias que causaron grandes daños en el país en la presente semana.
El colapso de la ciudad de Santo Domingo y daños provocados por las lluvias en otras comunidades del país, que miles de hogares quedaran sin energía eléctrica, que avenidas y calles se inundaran, habla muy mal de este país.

Las protestas comunitarias han crecido en las últimas dos semanas, atracos persistentes a bancos, negocios, ciudadanos, como a un general, penetración de delincuentes encapuchados a una villa de Casa de Campo, uso de un fusil haitiano en un atraco a un banco, atracos a cuatro instituciones bancarias en 2018 y ataques violentos a vehículos que transitan por la Autopista de Las Américas, llevaría a gente con poder preguntar si tantos hechos llamativos formarían parte de un supuesto plan para desestabilizar el gobierno, el que por cierto genera muchos frentes con medidas impopulares como el incremento exagerado de los precios de los combustibles, obras construidas por ODEBRECHT, vínculos con un asesor de Brasil, incremento de las importaciones en perjuicio de la producción nacional, endeudamiento público acelerado, el cuestionado uso de los fondos públicos, abusivas tarifas eléctricas de Edenorte, denuncias de supuestos actos de corrupción, construcciones de obras cuestionadas, inseguridad ciudadana, alzas en los precios de productos de la canasta familiar y otras disposiciones que motivan el empoderamiento de las comunidades por promesas incumplidas por parte del gobierno.

More Articles...