14
Fri, Dec

David Collado debe ocupar su tiempo en solucionar graves problemas en sectores DN

Nacionales
Typography

David Collado, que hasta no hace mucho se proyectó con un programa de televisión encaminado a promover el emprendedurismo, tiene hoy como alcalde del Distrito Nacional más amigos que nunca.
Muchos lo califican por conveniencia como “el nuevo joven líder del país” y lo proyectan hasta como un potencial candidato presidencial para competir con políticos tradicionales.


Esos amigos hablan de su éxito en tan poco tiempo para ganar la alcaldía de la capital, pero otros la atribuyen al impacto en el poder de un poderoso grupo económico que incide en la economía del país desde que comenzaron a hacer grandes y buenos negocios empresariales a partir de los años sesenta del siglo X1X.

DEBE OCUPAR SU TIEMPO EN SOLUCIONAR PROBLEMAS DEL DISTRITO NACIONAL
Collado es muy creativo, le gusta la transparencia y trabajador y debe aprovechar lo que le queda de gestión en el Ayuntamiento del Distrito Nacional en rehabilitar calles de importantes sectores de la capital que se deterioran aceleradamente, resolver lo de la contaminación y el caos que se vive en la interconexión de la Duarte con Paris, en el centro de la capital.
En la administración del ex presidente Hipólito Mejía fueron rehabilitadas y construidas muchas calles de diferentes sectores del Distrito Nacional, se deterioran y no se siente ni siquiera un bacheo de la Alcaldía del Distrito Nacional.
Otro tema preocupante es el auge de la economía informal en las calles de la capital, vertederos en residenciales, el poco seguimiento del Ayuntamiento del Distrito Nacional a la alarmante yerba frente a residenciales y casas de familia, arrabalización, la construcción de negocios sin parqueos, anulación de decenas de calles y avenidas con parqueos paralelos de vehículos, aunque se le reconoce una mayor planificación en la recogida de desperdicios, su interés de que ciudadanos no lancen desperdicios en las vías públicas.

“INVERSIONISTAS” DAÑAN MUCHOS SECTORES DEL DISTRITO NACIONAL
La ciudadanía le preocupa que “inversionistas” desbaraten casas para instalar negocios y colegios que les quitan el brillo a sectores residenciales respetables en el Distrito Nacional. Lo que ha ocurrido en la calle Lorenzo Despradel, Eugenio Deschamp y Pablito Mirabal, en La Castellana, como en Los Prados y muchos otros más.

MEJOR SUPERVISIÓN EN LA RECOGIDA DE BASURA
La recogida de basura por parte del Ayuntamiento del Distrito Nacional amerita de una mejor supervisión, pues quienes la recogen dejan parte en las vías públicas. Los tanques deben ser vaciados completos en los camiones y no dejar basura en el frente de las casas y residenciales.

CORTAN ARBOLES Y DEJAN LA BASURA GENERANDO VERTEDEROS
En la capital hay un relajo con la cortadera de arboles en las calles y avenidas, dejando estos en muchas ocasiones durante días, lo que termina en vertederos que provocan enfermedades.

CIUDADANOS RESPONSABLES
Es justo reconocer que muchos ciudadanos son irresponsables y no limpian el frente de sus casas.
En La Castellana y Los Prados esto es un serio problema. Las casas tienen sus frentes repletos de yerbas, no lo hacen por la falta de conciencia y tacañería económica, prefieren no ayudar en la higiene de la ciudad y faltarle el respeto a sus vecinos.

USAN CALLES COMO PARQUEOS PÚBLICOS
Las calles y aceras de Lorenzo Despradel, Eugenio Deschamps, Pablito Mirabal, en La Castellana, y otras son utilizadas como parqueos públicos por negocios que no tienen parqueos.
Negocios de la avenida Núñez de Cáceres han dañado la calle Eugenio Deschamps con el uso de la misma como parqueo.
Colegios, colmados y otros negocios lo hacen en la Lorenzo Despradel y otras calles de La Castellana.

DAÑO AL DESAGÜE DE LA CASTELLANA
Negocios de la Núñez de Cáceres están conectados al sistema de desague de la Castellana, lo que pudiera generar una crisis en el sector.

PICAN CALLES PARA CORREGIR AVERÍAS Y NO ASFALTAN
Otra práctica negativa es que organismos del Estado e instituciones privadas piquen las calles para destruyen averías o hacer alguna conexión y dejan las calles sin asfaltar.

DESORDEN EN EL TRANSITO EN LA GUSTAVO MEJÍA RICART
En la avenida Gustavo Mejía Ricart se está produciendo un caos en el tránsito.
Una cadena comercial construyó una plaza en la Gustavo con cientos de parque los y, sin embargo, clientes de ese negocio persisten en utilizar el frente, obstaculizando el tránsito.
Lo mismo ocurre con el frente de un organismo militar, una empresa aseguradora y un partido político, que en ocasiones se parquean hasta en las aceras.
La situación es también grave frente a un colmadón que utiliza espacio público para sus clientes y provoca tapones en la calle Lorenzo Despradel.
En el mismo frente de ese colmadón opera un dealers callejero utilizando una calle para hacer negocios.
En esa misma calle hay otro negocio muy cercano a ese colmadón que utiliza las aceras como parqueos.

RUIDOS Y COMPETENCIAS DE DELIVERYS EN MOTORES
En El Millón, Los Prados, La Castellana, San Gerónimo, Las Praderas, Urbanización Fernández, Piantini, Rosmil, Los Ríos, los que están en la carretera Sánchez y muchos otros sectores, deliberys hacen ruidos y competencias, intranquilizando a sus moradores.
Los dueños de los colmados se exponen a accidentes en el tránsito y al peligro que representa que deliverys transiten a alta velocidad sin ningún tipo de control, generando preocupación en esos sectores.

OTROS PROBLEMAS
Otros problemas que debe enfrentar la gestión de Collado es el auge de la delincuencia motorizada, que hace estragos en estos y otros sectores del Distrito Nacional.
También como algunos constructores tomaron parte de las aceras para sus efificaciones, como puede comprobarse en algunas calles en el Ensanche Quisqueya.

GRAN DESORDEN
La alcaldía debe enfrentar el desorden imperante en el Ensanche quisqueya, donde es cada vez más difícil transitar.
Lo mismo ocurre en el tramo de la calle Defilló, así como el frente de Teleantillas y El Caribe hasta la avenida 27 de Febrero, como en la calle principal de Las Praderas, donde muchas personas estacionan sus vehículos en una zona prohibida que genera tapones y otras incomodidades.