24
Mon, Sep

Muchos hombres de trayectoria ejemplar y digna de emular dentro del ámbito    público y privado se recluyen en su hogar cansados, enfermos y llenos de  amarguras y sinsabores, olvidados de sus amigos, y a veces, hasta  vilipendiados.  Estoy orando insistentemente exigiéndole al supremo creador  Jesús que  le devuelva a Chito Asmar su tranquilidad y le borre, de una vez y por todas esa   amargura  que le  corroe  el  alma  e  impide  que  brote de  su  adentro  lo  que  su  bondad  infinita  podría  liberarlo  de  ese  pesar que podría  dañar  insistentemente  su  corazón.

More Articles...

Subcategories