Una Amenaza Latente

Opinion
Typography
Las hordas de los malditos, haitianos que mancillaron el mausoleo, donde descansan las cenizas sagradas, de los Padres de la Patria, es una afrenta a la dignidad del Pueblo Dominicano, y a la soberanía de la nación. Apoyado por un grupo de traidores dominicanos, desaforados, comenzando por el haitianisados Centro Bonó, enemigo eterno de la patria, le solicitaron, al ayuntamiento un permiso para un acto de haitianos en el altar de la patria, el cual fue autorizado a la pro-haitiana Elena Lorac, para efectuarse en el Parque Independencia, acto que era para defecarse, en los padres de la patria, como así lo hicieron esta hordas de los malditos haitianos.
Esa manifestación de estos enemigos de la patria, que reclamaron su nacionalidad dominicana, no era para eso, su intención es otra, es retrotraer la situación de la nación a los días del 27 de febrero de 1844. Para someternos al yugo que durante 22 años fuimos sus esclavos, mientras éramos sometidos a las torturas, y a los asesinatos más crueles, que los cometidos por los nazis en la segunda guerra mundial. Fue tanta la sangre derramada de los patriotas dominicanos, que hasta los frutos tenían sabor a sangre, por las matanzas cometidas por estos negros que respiraban venganza hasta por los ojos, implacable degollaban, atropellaban y haciendo correr la sangre por todas partes. La matanza cometida contra el pueblo dominicano por las hordas maldita de estos negros sedientos de sangre, como fue el degüello de Santiago y Moca, cometido por esos feroces animales, mataban a diestra y siniestra, a bayonetazos, a niños, mujeres, ancianos, hombres, y a los sacerdotes lo mataban en la puerta de sus templos, fue tan brutal la concupiscencia que estremecía a la naturaleza misma.
Estos caníbales lo que quieren, es nuestro territorio para luego, someternos a la misma suerte sufrida, por nuestros ancestros, figúrense aquellas atrocidades de terror, y espanto, la que sufrieron nuestros progenitores, en las manos de estos carniceros, sedientos de sangre. Cabe señalar, que cuando los negros haitianos entraban a nuestras ciudades era con furia de aveno, degollando, sable en manos, a todos los dominicanos que encontraban en su camino, figúrense cuál sería la consternación, el terror y el espanto, a lo que eran sometidos nuestros compatriotas, en esos momentos de dolor y angustia que imponían las hordas maldita de las tropas negra de ocupación y exterminio, que mancillaban el suelo de la patria que era teñida de sangre en manos de furiosos, vengativos, sanguinarios y del cruel Dessalines éste, comenzó a poner en práctica los planes de exterminio que trazó contra la nación llevando cabo su matanza, sin contemplación llenando de espanto y de muertos el territorio nacional.
Podríamos muy bien señalar que el Síndico del Ayuntamiento del Distrito Nacional, el pro-haitiano traidor al Pueblo Dominicano, David Collado, quiere que los animales haitianos, a los que él le otorgó el permiso, para la afrenta cometida contra los Padres Sacrificados, vuelvan de nuevo, estas hordas malditas de haitianos.
A degollarnos, como lo hicieron en el siglo XVIII, y se adueñen de nuestro país, como fue en el pasado por 22 años, (1822-1844). Me atrevo a asegurar que después de las invasiones haitianas del siglo XVIII la nación dominicana nunca había estado en tato peligro como hoy, y digo esto porque nunca había existido una conjura tan feroz y bien orquestada desde adentro por traidores criollos y desde afuera para destruirnos como pueblo.
Es necesario movilizarnos y crear conciencia nacional a este pueblo, es hora de comenzar a dar respuestas por los medios que sean necesarios sin miedo, con firmeza y responsabilidad,  pues está en juego nuestro destino como nación. Los que llevamos la sangre del Patricio defenderemos con nuestra vida la patria enfrentando a esos intrusos sanguinarios animales haitianos que pretenden de nuevo someternos al filo de su exterminio, serán aplastados sin contemplación. ¡Viva el Pueblo Dominicano!
 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
e-max.it: your social media marketing partner