17
Sat, Nov

Contra las violaciones a la Constitución, no a la censura previa ni a las agresiones a la libertad de expresión y difusión del pensamiento

Editorial
Typography
Primicias nació el 1 de noviembre de 1993 para enfrentar las violaciones a las leyes y la Constitución de la República.
Para combatir la censura previa, defender permanentemente el debido proceso y los juicios públicos, orales y contradictorios.
Primicias desde su primera tirada  combate los atentados a la libertad de expresión y difusión del pensamiento.
Si un periodista o quien sea emite un concepto considerado injurioso y difamatorio sólo hay que acudir a un tribunal, pero sin poner en peligro la libertad de expresión y difusión del pensamiento, derecho garantizado en la Constitución de la República.
La Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía no tiene derecho de imponer la censura previa a ningún periodista y debe buscar los artículos constitucionales que garantizan la libertad de expresión y el debido proceso.
Ese organismo repite lo que ocurría en los gobiernos de Rafael Leónidas Trujillo Molina y Joaquín Balaguer, que imponían el  ilegal  silencio por la vía administrativa a José Francisco Peña Gómez, Pablo Rafael Casimiro Castro, Fulgencio Espinal y otras personas en los tiempos inolvidables del Programa Tribuna Democrática, a través de Radio Comercial.
Si un periodista insulta o comete un delito de opinión hay mecanismos legales en los tribunales, pero  silenciar un periodista es una violación a un derecho constitucional. Primicias se identifica con la defensa de la nación al padre de la Patria Juan Pablo Duarte, ejemplo para las presentes y futuras generaciones.
Duarte debe ser respetado por todos los que hemos nacido en esta tierra gloriosa.
Nadie, absolutamente nadie, debe insultar a Duarte ni a ningún ciudadano.
Primicias advierte que la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía no es un tribunal para imponer el silencio y la censura previa.
El periodismo democrático debe defender a Duarte y combatir los atentados contra la libertad de expresión y difusión del pensamiento.
No al silencio y a la censura previa.
No a los atentados contra la democracia dominicana y la libertad de expresión, que han costado mucha sangre.
La justicia debe conocer los casos de delitos de opinión, mas nadie.