TRUMP, EL POPULISMO Y EL CANCER DE LA DEMOCRACIA

Opinion
Typography
Para los que no lo sepan el cáncer no es una enfermedad, mas bien es un grupo de enfermedades que se caracterizan por la aparición de células diferentes a las normales que crecen de forma descontrolada en cualquier lugar del organismo.

Hablamos de células que no funcionan igual que las que habitualmente forman los diferentes órganos de los seres humanos, es mas, sustituyen y destruyen las funcionales y crecen de manera exagerada provocando el daño irreparable que lleva a la muerte.

Nada mas parecido al cáncer en la actividad política que el populismo, que no es mas que la aparición de personas ajenas a la actividad política, siempre en algún momento de crisis o insatisfacción o pérdida de confianza por parte de la población en su clase gobernante.

Dos características nos sirven para distinguir a todo proyecto populista; siempre lo encabezan líderes que se presentan como la solución personal a un problema colectivo y en sus discursos siempre propondrán tratar de resolver los problemas mas complejos sobre la base de ideas simples, que se pueden entender, pero que son impracticables.

Esto es lo que ha pasado con Donald Trump en las elecciones de los Estados Unidos que serán celebradas mañana, ha tomado la plataforma de un partido que, como el Republicano, venía dando tumbos después de su salida del poder en medio de una profunda y extensa crisis económica, y se ha construido un liderazgo que debería terminar en día de las elecciones.

Porque Trump es el típico político populista que dice lo que las personas quieren escuchar, pero las soluciones que plantea son tan alocadas que solo pueden se compradas por un electorado que se encuentra inconforme con la clase política tradicional.

Vamos a ver, Trump propone iniciar proceso de deportación a mas de 11 millones de personas, que según el, son inmigrantes ilegales en los Estados Unidos.

¿Lo puede hacer?

Alguien se imagina a la policía, ejercito o guardia nacional de Estados Unidos, buscando casa por casa a esta enorme cantidad de personas, ponerlas en camiones o autobuses, después en aviones o trenes, quizás en barcos, para enviarlas a sus países de origen.

Pero no solo eso, sino que muchos de ellos tienen hijos e hijas de nacionalidad estadounidense, nacieron allí, por lo que no pueden ser deportados, muchos de ellos son niños pequeños que no tienen donde quedarse, ni con quien quedarse, solo pensarlo es una verdadera locura.

Hablamos de una población a deportar que se corresponde con la totalidad de los que habitamos la República Dominicana, es decir, imaginemos si alguien podría mandar a la policía a sacarnos de nuestros hogares, subirnos en camiones y enviarnos al país de origen de nuestros padres o nuestros abuelos, una verdadera locura solo pensarlo.

O una persona racional cree posible construir un muro, que en muchos lugares existe, y que contra su voluntad debería pagarlo un gobierno extranjero, como el de Mexico, que para financiarlo debe incluirlo en un presupuesto y en este caso recibiría la orden de su vecino del norte, al cual odia por razones históricas.

Solo a un imbécil sin cultura política ni conocimiento de lo delicadas que son las relaciones internacionales, mas cuando hay historias de agresiones de por medio, puede asegurar que tomará medidas como esas y lo peor es que encuentras miles de mas imbéciles que aplauden tonterías como esta sin pensar siquiera que les están tomando el pelo.

Pero además, si echan fuera los migrantes ilegales de los Estados Unidos, quienes serán los que irán a recoger los frutos que se siembran en California, se dedicarán a realizar los trabajos que son rechazados por los norteamericanos o aportarán sus brazos y su esfuerzo para mantener funcionando la economía de ese país haciendo el trabajo sucio y peor pago de la escala laboral.

Solo que el señor Trump no tiene una fijación mental con los hispanos, a los que ha llamado delincuentes y violadores, narcotraficantes y asesinos, aunque las cifras de criminalidad en la población hispana en los Estados Unidos esta por debajo de la población general, es decir, los latinos violan menos la ley que los que nacieron en norteamerica.

También plantea, y hay estúpidos que se lo creen, que va a pasar el sombrero para recoger una tasa de tributo a los países europeos, por las tropas de Estados Unidos que son parte de la OTAN; que hará pagar otra tasa a los saudíes por el asesoramiento militar y hasta a Japón quiere hacer pagar por los soldados que están ubicados en Asia.
Lo que no dice Trump, es que este ejercito disperso por todas partes del mundo, es lo que mantiene a su país como la primera potencia militar del mundo, sirve como parachoques para sus aliados en Asia y Europa, lo que a su vez se revierte como beneficios económicos para su país.

Es decir, la fuerza militar, sirve para recordar cual es la potencia dominante en esta etapa de la humanidad, y defiende lo que son las vías acuáticas y aéreas que son imprescindibles en esta época para que siga expandiéndose el libre comercio y la apertura de los mercados en la economía global.

Y hablando de libre comercio, Trump quiere romper el tratado de libre comercio con Mexico, volver a las políticas proteccionistas y aislacionistas de los años 20 y la década de los 60, no sabe que hoy en día su vecino del sur es el tercer socio comercial mas importante de su país, los Estados Unidos, con un volumen de negocios que se ubica por encima de los 500 mil millones de dólares al año, lo que es lo mismo que decir mas de 10 veces el PIB de la República Dominicana.

Como Trump ha estado tan ocupado jugando al golf, declarándose en quiebra para no pagar impuestos, construyendo casinos de juego o acosando mujeres como lo ha confesado una docena públicamente, parece que nadie le dijo que cuando Estados Unidos cerró sus fronteras al comercio a principios del siglo XX, esta fue una de las causas de la gran depresión que llevó al mundo a una guerra mundial que produjo mas de 70 mil muertos.

Ya no es posible echar hacia atrás la liberalización del comercio y la industria, porque los países se han dividido entre los que producen innovación y ciencia, frente a los que ensamblan lo que se produce en otros lados, y el país de Trump esta dentro de los primeros, y nunca mas, excepto que haya un cataclismo, el mundo verá mano de obra en Estados Unidos, que pueda competir con la del sudeste de Asia.

Estas solo son algunos de los planteamientos de un populista de ¨tomo y lomo¨ como lo es Donald Trump, ideas sin sentido, promesas falsas, ignorancia supina sobre temas que debe manejar cualquiera que se dedique a la política como profesión; simplemente no profundiza sobre lo que plantea y lo hace de una manera tan desfachatada que hasta parece creerse todo lo que dice, como un mitómano cualquiera.

Ojalá que ese cáncer que ha destruido tantas democracias, el populismo, sea extirpado mañana martes con un resultado adverso al señor Donald Trump, el mundo lo agradecerá.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
e-max.it: your social media marketing partner