21
Fri, Sep

ESLABÓN HISTÓRICO PERDIDO: TRAS TRUJILLOCIDIO BALAGUER FUE DERROCADO PRIMERO QUE BOSCH

Opinion
Typography

Tras el ajusticiamiento de Trujillo, ocurrido el 30 de mayo de 1961, después de 31 años de férrea dictadura, vino un periodo de transición, pues los conjurados no tenían un plan efectivo para la toma del poder, ni un programa de gobierno.

El Dr. Joaquín Balaguer presidió un Consejo de Estado y le tocó despedir a los Trujillo, previa venganza de Ramfis, quien dirigió el asesinato y persecución de los héroes del tiranicidio, como Pedro Livio Cedeño, Antonio De la Masa y el teniente Amado García Guerrero, salvándose Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barreras y Manuel De Ovin Filpo, español experto en armamento, entre otros.

El Ing. Manuel De Ovin Filpo fue que arregló las armas para que fueran efectivas la noche del magnicidio.

Balaguer también recibió a la primera delegación del PRD venida del exilio el 5 de julio de 1961, integrada por Angel Miolan, Nicolas Silfa y Ramón A. Castillo.

Desde diciembre de 1961, Gregorio García Castro, director general de Radio Caribe venía denunciando los planes militares conspirativos del general Pedro Rafael Ramón Rodríguez Echavarría, que en enero de 1961 derrocó a Balaguer, obligándolo a asilarse en la Nunciatura, cuya sede estaba al lado de su casa, en la Av. Máximo Gómez. Las ametralladoras le impidieron la entrada a García Castro en Radio Caribe, quien saboteó la planta para que los golpistas no pudieran utilizarla y se fue a Radio Santo Domingo y pronunció una alocución contra Echavarría, provocando reacciones de repudio al golpe. Entonces el teniente coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, apresó al general Rodríguez Echavarría y liberó a los demás miembros del Consejo de Estado que estaban presos en la Base Aérea de San Isidro. Pero ya Balaguer estaba asilado y partió al exilio a Nueva York. (Ver Memorias de un Cortesano de la Era de Trujillo, capítulo Sangre en las Calles, pág. 281-293).

Gregorio García Castro viajó a Nueva York y entrevista a Balaguer, y pasa la cinta magnetofónica por Radio Comercial causando revuelo. El Consejo de Estado presidido por Rafael Bonelly, organizó las elecciones y ganó Juan Bosch en la boleta del PRD, a Viriato Fiallo, candidato de UCN.

Bosch duró 7 meses y fue derrocado por un golpe militar que provocó el exilio de más de 1,000 dominicanos notables, incluyendo al propio Bosch y gran parte de su gabinete y del congreso y al mismo periodista Gregorio García Castro, quien se opuso al golpe de estado.

En el exilio en Puerto Rico, García Castro desarrolló actividades contra el Triunvirato, junto a figuras del gobierno derrocado como la senadora Thelma Frías, el Lic. Jacobo Majluta, entre otros.

Desde el exilio y en el país militares constitucionalistas, inspirado por el Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez y con la participación de los coroneles Francisco Alberto Caamaño Deñó, Hernando Ramírez, Giovanny Gutiérrez, Lora Fernández, entre otros, quienes derrocaron al Triunvirato el 24 de abril de 1965.

El 28 de abril desembarcan 42,000 marines USA y se produce una guerra patria que duró varios meses y luego se negoció una salida, se convocó a elecciones ganando Balaguer con las tropas en el país el 1° de junio de 1966.

El heroísmo del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez no es solo por haber ideado la Revolución constitucionalista, sino que en el 1962 enfrentó al golpismo del general Rodríguez Echavarría, reponiendo a los miembros del Consejo de Estado. Como no estaba físicamente presente en el país en abril del 1965, emergió bajo su inspiración y la dirección política de Bosch, la figura gigante del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien presidió la República en medio de la guerra patria. Ambos son los héroes militares más grandes del siglo XX en nuestro país.

La trayectoria por las libertades públicas de Gregorio García Castro no se limita a los 12 años de Balaguer, sino que se remonta a este periodo de transición tras el ajusticiamiento de Trujillo y los derrocamientos de Balaguer, Bosch, el exilio, el Triunvirato, y la revolución de abril apoyada por los exiliados deportados por los golpistas de 1963.

De estos episodios, Hamlet Herman hablaba de eslabones perdidos, Tony Raful diría que es la casualidad (o causalidad?, paréntesis mío) o cuello de cisne, y Jimmy Sierra dijo “Yo pude verlo, yo estaba allí”.