22
Sat, Sep

Planta Punta Catalina a carbón: Drama, vida o muerte

Opinion
Typography

El mapa orientativo del mundo social. Así, la distinción organizativa que media entre medio ambientalismo y ecologismo: el primero, se refiere a aproximaciones administrativas, técnicas y poco sistemáticas a la hora de afrontar problemas medioambientales, mientras, que el segundo hace referencia a los profundos cambios que los consideran necesarios en el ámbito de la organización social y de las actitudes respecto al mundo natural no humano.
Hay que mantener separados medio ambientalismo y ecologismo, y defiendo la opinión, no sólo porque ambos difieren en grado, sino también en especie. En otras palabras, hay que mantenerlos separados por las mismas razones que se deben mantener aparte: liberalismo y socialismo, o conservadurismo y nacionalismo. Esto puede parecer controvertido porque la opinión habitual es que medio ambientalismo y ecologismo pertenecen a la misma familia, siendo el primero simplemente una manifestación de la preocupación por el medio ambiente menos radical que el segundo.
Por lo que se refiere a la primera característica, y en la situación de mantener separados: ecologismo y medio ambientalismo, es importante hacer hincapié en que, sea cuál sea el problema afrontado por cualquier ideología, será analizado desde base, característica fundamental, y necesaria de la condición humana, y no desde las perspectivas o particularidades contingentes de las prácticas sociales actuales.
En nuestro caso, el ecologismo indica que la lluvia ácida no es simplemente el resultado de no fijar suficientes filtros para el monóxido de carbono en las chimeneas de las centrales térmicas que funciona a carbón, sino más bien, que es síntoma de una mala lectura de las posibilidades (o, más exactamente en este caso, restricciones) inherentes a la condición de una comunidad biótica (de cualquiera de los factores de influencia que los seres vivos ejercen entre sí) y no biótica interdependiente. Esto discrepa de la condición humana.
En nuestro caso, el ecologismo indica que la lluvia ácida no es simplemente el resultado de no fijar suficientes filtros anti monóxido de carbono en los ductos -reiteramos- de las centrales térmicas que funcionan a carbón. De otro lado, en medio del revoltijo de entusiasmo por la gasolina sin plomo y el consumismo verde, a menudo se olvida que la piedra angular de la política verde radical, es la creencia de que nuestra tierra finita pone límites al crecimiento industrial. Esta finitud, y la escasez que implica, es un artículo de fe para los ideólogos verdes y proporciona la base fundamental dentro del cual se puede dibujar cualquier supuesto cuadro de una sociedad verde.
El principio rector de una sociedad es sustentabilidad, y el acento sobre la finitud, y lo cuidadoso al respecto es la tesis de los límites de crecimiento, así como las conclusiones éticas que se han de extraer del eco centrismo. Ha resultado más fácil delimitar qué se va a desechar y qué se considera necesario defender. El ecologismo se puede comparar y contrastar provechosamente con cualquier otra de las diversas posturas político-ideológicas, y recientemente se han abierto algunas líneas interesantes de investigación.
Por lo indicado, hay que tener claro una sociedad sustentable y de que hay límites naturales para lo que podemos hacer y signos naturales respecto a cómo debemos vivir. La buena política, desde este análisis, es una cuestión de adaptación, y por nuestra parte, es un objetivo, y no de crear tal designio por nosotros mismos. Porque los derechos naturales, los derechos humanos y el movimiento verde han visto el mejor modo de generar un derecho para el medio ambiente y la consiguiente obligación moral para nosotros de tratar con respeto a la Tierra.