21
Fri, Sep

EL ASESINATO DE ANDREEA: UN CASO DE ESTUDIO

Opinion
Typography

El juez de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente, José Alejandro Vargas, a quien no le tiembla el pulso ni se le aflojan los ruedos del pantalón al momento de emitir un fallo, ha impuesto un año de prisión preventiva, como medida de coerción, a Gabriel Villanueva, imputado como autor de la muerte de la joven dominicana de origen rumano Andreea Celea.

Sobre este pesa la grave acusación de haberla arrojado del balcón de la habitación que ocupaban en un hotel del sector Bellavista. De acuerdo a la fiscal del Distrito Nacional, Yenni Berenice Reynoso, perteneciente a la misma recia estirpe del juez Vargas y que como el contribuye a marcar territorio de diferencia dentro de la Administración de Justicia, contra el imputado existen serios indicios de haber cometido el hecho criminal que costó la vida a la infortunada joven.

La fiscal Reynoso afirma que el fardo probatorio de que dispone su despacho es concluyente, apuntando a Villanueva como autor directo del asesinato. En el mismo figurarían serias circunstancias agravantes. Tales haber desaparecido evidencias e intentado fugarse con fines de evadir la acción de la justicia.

Al margen de la responsabilidad que pueda caberle a Villanueva, una vez que en estrados la fiscalía pruebe de manera concluyente la comisión del crimen, en este penoso hecho hay una circunstancia que llama la atención, que se replica de continuo en mujeres abusadas y que con frecuencia conduce al feminicidio. Se trata de la extraña y muy difícil de entender dependencia de la víctima en mantener una relación tóxica con   quien abusa de ella, que al final termina convirtiéndose en su verdugo, como parece haber ocurrido en este caso.

De acuerdo a las informaciones que se han venido divulgando en la prensa, la joven Andreea y su pareja y presunto matador, mantenían una relación en extremo tormentosa.   En varias ocasiones, la joven fue víctima de graves abusos físicos inferidos por Villanueva, al parecer poseedor de un carácter explosivo y proclive a la violencia.

Esta situación, que era de conocimiento familiar, llegó al extremo de que apenas un mes antes la joven ultimada había acudido a la Unidad de Atención de Violencia de Género y obtenido una orden de alejamiento contra Villanueva. Pese a ello, pocas semanas mas tarde, inexplicablemente decide pasar en su compañía un fin de semana culminado de modo tan trágico y doloroso.

Son numerosos los casos en que mujeres se someten estoicamente a los atropellos físicos y de todo tipo de que son víctimas por parte de hombres abusadores. Muchas lo hacen por dependencia económica, otras por temor a la posible venganza de la despechada pareja y algunas hasta por cultura heredada de una madre que fue también abusada. Pero ninguna de estas circunstancias parece haber concurrido en el caso de Andreea que explique tu extraño comportamiento. El suyo es difícil de entender y digno de estudio por parte de alguno de los muy calificados profesionales de la conducta con que cuenta el país capaces de hurgar en las complejas entretelas del cerebro humano para descubrir la razón de sus a menudo tan incomprensibles dictados.

Esto al margen de desear que la joven asesinada encuentre en la eternidad la paz que a todas luces no logró en su vida terrenal, que el crimen no quede impune y que sobre su matador caiga todo el peso de la justicia con máximo rigor.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.