22
Sat, Sep

“No Hay Marcha Atras”

Opinion
Typography

El acto celebrado el pasado domingo 26 de Agosto, en el Palacio de los Deportes, no cabe duda que no era del partido PLD, porque ya ese trono no es del emperador Leonel Fernández III, no lo tiene, además es un rey sin corona, por lo cual no aparecieron ni los militantes ni los símbolos del partido del PLD, lo que deja dicho que ese acto fue una actividad, para buscar vasallos o firmas de las glebas para el destronado emperador Fernández III, las acepte y sea sucesor al trono real nuevamente mientras que en la tarima real “no habían príncipes conocidos o figuras de la corte real”, todos eran plebeyos, no eran de la realeza Leonelista del Partido. En ese acto de las lamentaciones de precandidatura al trono del emperador o rey Fernández III, estaba llena de mentira, y acusaciones desatinadas, donde este tuvo la desfachatez de señalar que “la constitución es sagrada y se debe respetar” como si el la respeto cuando se reeligió tres veces, pero fue más lejos aun cuando sentenció que si el presidente Danilo Medina se res postula se desestabilizaría el país provocando el caos, la anarquía, y el terror en todo el territorio nacional, ¡pero bueno! Yo quisiera saber si cuando usted se reeligió tres veces en el país paso todo eso que usted está presagiando, pasara ahora con el presidente Medina y su segura repostulación, pues esa es una actitud mezquina y charlatana de su parte, pues usted está abusando de la ecuanimidad y del respeto de un gobernante que está dando catedra de ser un gran demócrata respetuoso de la constitución.

Ahora el monarca sin corona Leonel III, se ha constituido en arconte defensor de la carta magna la cual dice él que es sagrada, pero todo esto no es más que pura demagogia porque le conviene a sus fines de volver al poder, ¿porque usted no hizo lo mismo? cuando violo todos esos principios morales que adornan la constitución, porque no la defendió, fue todo los contario, hizo con ella lo que le dio su santa gana para obtener su reelección; la verdad es que estamos frente al demagogo más vil de la política criolla dominicana que ha tenido este país ¡cuánta ironía! La de este señor pedir ahora que se respete la constitución, cuando el no tuvo ni un alito de dignidad ni con el mismo, para salirle a este pueblo hoy con esta parafernalia de que la Carta Magna hay que respetarla cuando él no lo hizo, es mucho que decir. Aquí vamos a tener que hacer muchas oraciones para que un engendro como el Rey Leonel III, no pueda volver al trono, para bien de este país, y no solamente el Monarca Fernández III sino también el mongólico aborto de la Naturaleza política Luis Abinader, pues si uno de ellos dos llegara al gobierno, entonces si el país caería en una desestabilización anarquíqua de catástrofe nacional donde todo el que sea dominicano se lamentara de estar vivo y no muerto.

El desubicado enganchado a político Luis Abinader, que no sabe en qué pies está parado, considero que sería “fatal y catastrófico” para el país si el presidente Danilo Medina intenta una nueva repostulacion.

¡¡Hay!! Que sería de esta nación si le tocara ser gobernada por un candidato como usted Luis Abinader verdaderamente que sería una catástrofe nacional Dios libre de semejante castigo que sería de consecuencia impredecible, para este pueblo.

Vuelvo con el acto del palacio de los deportes el pasado domingo, donde el emperador sin trono anuncio en pleno desafió, que con primarias abiertas o cerradas el buscara la presidencia, donde dijo que si gana de nuevo combatirá a la corrupción y la impunidad del gobierno de Danilo Medina, pero este desmemoriado, sínico parece que se le olvido que la corrupción es hija de la matriz de los doce (12) años reeleccionistas de su gobierno, paradigma de toda la corrupción, para salirle a este pueblo con una pachotada como esa.

Cabe señalar que el emperador Leonel Fernández III, formara tienda aparte fuera de su partido PLD, para el 2020, porque él señaló que no dará marcha atrás, y su gobierno no será del partido morado, será de un arcoíris de colores de partiduchos políticos, que le apoyaran en el camino al capitolio.