18
Sun, Nov

Presupuesto del Estado en 2019

Opinion
Typography

El presupuesto general de la nación en el año 2019 genera grandes expectativas y ojalá no conlleve un mayor endeudamiento, como ha ocurrido en los últimos años.
Ese presupuesto corresponderá a un año previo a las elecciones generales, Congresionales y municipales en el año 2020.
Previo a la elaboración del proyecto de presupuesto del próximo año, arrecian las protestas comunitarias en reclamo de promesas incumplidas por la actual administración, como por las demandas de otros sectores de la vida nacional.
El presupuesto de 2019 debería privilegiar las obras necesarias, una mayor inversión publica por encima de los gastos corrientes para burocracia y otros renglones improductivos.
Caminos vecinales deteriorados, la falta de acueductos en Jarabacoa, San José de las Matas, Monción, pequeñas hidroeléctricas, rehabilitación de calles en el Gran Santo Domingo, fomento de las micros, pequeñas y medianas empresas, generación de empleos de calidad, fortalecimiento del rol productivo del Ministerio de Agricultura, reforestación, preservación de ríos, arroyos, acueductos en zonas turísticas con inversiones conjuntas con los hoteleros, solución de la contaminación que generan los vertederos de basura con el reciclaje, relanzamiento del Merca Santo Domingo, construcción de escuelas y pequeñas clínicas en zonas castigadas por la pobreza, fortalecer los planes de electrificación rural y urbana, mayor inversión en salud, las obras que necesita el municipio de Esperanza, en la Línea Noroeste; preservación de las cuencas donde nacen los ríos, multiplicar el microcrédito, terminación de las avenidas de circunvalación, inversiones en Pedernales, multiplicar los proyectos de energía alternativa, promover proyectos de energía alternativa y conectar la energía alternativa de los hogares a la red de transmisión pública, fortalecer la cultura exportadora, impulsar la industria nacional, seguridad ciudadana, terminar el proyecto eléctrico Punta Catalina, una política de ahorro de combustibles y energía, concluir una planta para impulsar las exportaciones de mangos y otras frutas en Baní, fortalecer el cooperativismo, forman parte de las tantas metas en las cuales hay que enfatizar el presupuesto de 2019.
Otras metas es enfrentar con éxitos los tantos conflictos de intereses que ha traído la ley de seguridad social, utilizar policías y militares en programas de reforestación, hacer más eficiente el uso de los recursos humanos económicos en las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, reducir el costo de la burocracia pública, eliminar las llamadas nominillas en algunas instituciones públicas, cumplir con la recapitalización del Banco Central, seguir respaldando Banca Solidaria, Fundación Reservas del País, Promipyme, Banco Agrícola, Banco de las Exportaciones ( BANDEX), el financiamiento a las unidades productivas en el campo dominicano, no descuidar el turismo ni el fomento de las exportaciones.
El 2020 debe ser el año de la seguridad ciudadana.
El de la fortaleza institucional del aparato agropecuario.
El de generar divisas para garantizar la estabilidad macroeconómica.
El de la reducción de las importaciones y crecimiento de las exportaciones.
Ojalá que en el 2020 no continúe la política de endeudamiento público que tanta preocupación genera en la sociedad dominicana.
Sería importante que en 2020 no sea tan complicado con los precios de los combustibles.
Debe ser el año de la lucha frontal contra el narcotráfico y el lavado de dinero sucio. El año en el cual la banca debería multiplicar los financiamientos a los sectores que generan riquezas, divisas empleos y aportes al fisco.
Esperemos el proyecto de presupuesto de 2019, los que están en el poder entiendan que el dueño del Estado y el gobierno es el pueblo dominicano, el mismo pueblo buscado políticamente para definir las elecciones de 2020.