12
Mon, Nov

BASURA POR PIPÁ

Opinion
Typography

Todavía con la visión en la retina y el ánimo impactado por lo ocurrido en días recientes, cuando al cabo de una larga noche de incontenibles aguaceros, lució     como si de pronto el vertedero de Duquesa se hubiese volcado en las aguas del puerto de Santo Domingo, hoy sendas gráficas aparecidas en portada en la prensa matutina nos recuerdan la gravedad, presencia y permanencia del problema de la basura.

En una de ellas, el diario El Caribe, ofrece la penosa visión de una de las orillas del río Ozama, convertida en vertedero de todo tipo de desperdicios.  Terminan siendo  arrastrados por las aguas que luego se vierten y unen con las de la bahía, presentando esa tonalidad sucia que caracteriza la entrada al puerto de Santo Domingo.

Es sobre esta situación, al igual que la de La Isabela, que el Alcalde del Distrito Nacional, David Collado, acaba de llamar la atención, reclamando una acción conjunta de las autoridades de los distintos municipios que integran el Gran Santo Domingo que ponga remedio al problema.   Mientras ambos ríos sigan convertidos en vertederos fluviales, aún en menor medida que lo ocurrido recientemente, sobrelas aguas de la bahía de la capital seguirán flotando todo género desperdicios.

La otra gráfica ilustra la primera plana del “Diario Libre” y resulta todavía más impactante en la medida en que junto con la basura, el vertedero que afea y contamina la entrada a Puerto Plata, contiene una gran cantidad de heces fecales como testimonia la cámara que tomó la instantánea.

Puerto Plata fue el primer polo turístico del país.  Durante años floreció la llegada de visitantes extranjeros y vacacionistas dominicanos atraídos por su valiosa riqueza playera, los cuales  llenaban casi al tope la capacidad ocupacional de la gran cantidad de hoteles que se levantó en la zona así como disfrutar de las delicias gastronómicas que ofrecía el rico y variado menú de sus numerosos restaurantes. 

Luego, la ciudad, verdadera joya del Atlántico, fue perdiendo atractivo en la medida en que se desarrollaron otros centros turísticos en el resto del país, principalmente la región Este, donde algunos como Casa de Campo y Punta Canta gozan de privilegiada y merecida fama mundial.

En años recientes, sin embargo, el turismo de Puerto Plata entró en un proceso de recuperación alentado y apoyado por el Ministerio de Turismo, y con el indudable refuerzo aportado por la empresa de cruceros Carnival y los cientos de miles de pasajeros que hacen escala.  A mas del daño ambiental y el riesgo  sanitario, el maloliente vertedero se convierte también un serio factor limitante para el proceso de recuperación de su industria turística.

Lamentablemente no son casos aislados, sino que sirven de simple muestra de una situación que con contadas excepciones se repite en el resto del país, donde como mal nacional padecemos el de la basura por pipá.   Un problema que tenemos que enfrentar y considerar como de extrema gravedad y urgente solución por los perjuicios que ocasiona al medio ambiente, el ornato público y la salud de la población.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.