21
Fri, Sep

CALMENSE O LES RECOMIENDO UN DORMICUM PARA HIBERNAR HASTA MARZO

Opinion
Typography

La verdad es que si por las reacciones de algunos miembros del PLD fuera, tendríamos que llegar a la conclusión de que el resentimiento, frustración e irracionalidad, ha invadido el espíritu de un grupito de comunicadores profesionales, tuiteros de ocasión y políticos añejos, cuando frente a las palabras del Presidente Danilo Medina el pasado domingo, la han emprendido contra Jatnna Taváres, en vez de dedicarse a desmontar con argumentos las afirmaciones que este hizo en poco mas de una hora de programa.

Todo el rencor acumulado, la envidia mal disimulada y las voces tipo metralleta que humean cuando hablan, ha sido descargada contra una persona como Jatnna, cuyo única falta fue conseguir sentar a una persona como Danilo, que no es muy dada a conceder entrevistas de ese tipo, en un sillón durante un tiempo bastante largo, y tener una conversación civilizada sobre lo que ha sido su experiencia después de seis años de gobierno, un palo periodístico que parecen no soportar los envidiosos de siempre.

En la República Dominicana habría que poner un letrero en las maternidades, aunque los recién nacidos no sepan leer todavía; en los aeropuertos, en todos los idiomas posibles; en las escuelas y universidades, para que a los que estudian se les grabe la frase; donde diga en letras grandes y legibles: EN ESTE PAÍS SE PROHIBE TRIUNFAR, de modo que todos estemos claros a que atenernos si es que sobrevivimos a esta selva de frustrados, que creen que en verdad poseen la verdad absoluta.

Y es que la discusión no es el ¨quítate tu pa´ponerme yo¨, lugar donde la quieren llevar algunos lenguaraces miembros del comité político del PLD, que se dice se callan en las reuniones para intentar brillar en la prensa, sino la defensa de parte de ese partido de los resultados del actual gobierno en términos económicos y sociales que serán las claves que permitirán la continuidad del conjunto de partidos que ha permitido la ola de progreso y desarrollo sobre la que está montada actualmente la República Dominicana.

Tratar de disminuir los planteamientos de Danilo al tema de reelección versus no reelección es un acto de mezquindad política sin parangón de parte de sus propios compañeros de partido, que ante la imposibilidad de combatir sus ideas y aportar soluciones para mejorar los resultados de las políticas públicas implementadas por el actual gobierno en diversos ordenes de la vida nacional, se dan a la tarea de usar la constitución de la República cual si fuera el ¨Libro Rojo¨ de Mao Tse Tung en medio de la ¨Revolución Cultural¨, que llevó a China a la ruina económica hace algunas décadas.

Ya se sabrá en el mes de marzo o cuando fuera cual será la decisión del PLD en primer lugar, y el resto de los partidos que forman parte de la coalición de gobierno en segundo lugar, sobre la continuidad o no del actual presidente, a sabiendas de que el primero que debe decidir lo que quiere, según sus palabras ya lo decidió, es el propio Danilo.

Lo que no puede ser es que sea cual sea la decisión, esta pueda interpretarse como una derrota política para una de las corrientes que se disputan el poder político a lo interno de la organización hegemónica de esa alianza, que es el partido morado, pues esto sería el triunfo de la irracionalidad y el radicalismo de alguna gente que por edad debió hace rato asumir un comportamiento diferente.

Tontos son los que se disminuyen discutiendo temas legales y constitucionales, antes que asumir como suyos logros como la banca solidaria, las visitas sorpresa, la inversión en el campo, la tanda extendida, la construcción de aulas, los centros diagnostico, la reconstrucción y construcción de hospitales, las estancias infantiles, la extensión del 911 a la mayor parte del territorio nacional, y otros programas de gobierno que han sido desarrollados en estos seis años.

Estupidos son los peledeístas cuyo tema es reelección, antes que apoderarse de las avenidas de circunvalación de Santo Domingo, Baní y Azua, la nueva linea del metro de Santo Domingo, el teleférico que une los barrios de la zona norte con el centro de la ciudad, la nutrición infantil a través del desayuno, almuerzo y merienda en las escuelas, las plantas de Punta Catalina, la presa de Monte Grande y la gran cantidad de vías de comunicación realizadas durante este gobierno.

Idiotas son los que no son capaces de usar como bandera el plan nacional de alfabetización, los programas sociales que se ejecutan como apoyo presupuestario a los mas pobres, el plan de cierre de los vertederos a cielo abierto Quisqueya Limpia, los proyectos de reforestación y producción que se ejecutan en las zonas mas aisladas de nuestras montañas, el rescate del rio Ozama y la construcción del Puerto de Manzanillo.

Pero serían orates los que no se apoderen de un crecimiento económico por encima del 6 % del Producto Interno Bruto, tasa de inflación de menos de 3% de promedio en los últimos 6 años, pobreza medida por los organismos internacionales del 25% (venimos del 41% en el 2012), pobreza extrema del 3.5% (venimos del 11%), una tasa de desempleo por debajo del 5% y un aumento importante del ingreso percapita de los dominicanos.

Es decir señores desesperados, el tema no es reelección, no reelección, constitución, primarias o pleito interno, suponemos que el objetivo de todo es ayudar con sus ideas a resolver los problemas nacionales, y si eso es por lo que se hace política, algunos dicen que por ¨defender una causa¨, suponemos que lo que representa en este momento Danilo Medina y su gobierno es la causa de todos, los resultados están ahí a la vista de todos.

Ahora, si los estúpidos, tontos, idiotas, orates y desesperados no tienen forma de estar tranquilos, seria bueno que se tomen unas pastillas de Dormicum para que esperen hibernando hasta el mes de marzo cuando se decidirá todo.