18
Sun, Nov

Elena Paredes: Mí madre y brilla su estrella

Opinion
Typography

¡Vive! Elena Paredes en el Templo Celestial de Dios. Mi madre. Hace siete años se durmió en la paz del Señor a los 84 años. Conmemoró sus 92 de nacimiento. Nació el 4 de agosto del 1926, el 14 de septiembre del 2010 se dirigió a la luz gloriosa del Creador. El 23 de septiembre del 2010; se realizó el Culto Memorial acompañada de su fe y el evangelio salvador. Mamá siempre vivirá, aún más, en nuestros corazones de mis dos hermanos: Umated Moquete Paredes y Urabanex Moquete Paredes; hermana, nietas, nietos, bisnietas, bisnietos, sobrinas, sobrinos y demás respetables familiares.
Elena paredesY vivirá para siempre. Jesús dijo: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”. De modo que, aunque Dios posee muchos títulos, tiene un nombre propio, es Jehová. Por tanto, la resurrección es una muestra del amor y la bondad de Jehová. Gracias a que Dios Todopoderoso envió a su Hijo a entregar su vida por nosotros, tenemos la dicha y esa esperanza de la iluminación de vida siempre.
Esta In Memoriam a mi progenitora. ¡Gloriosa!. Su sensible partida a las regiones etéreas. Mamá, dechada de virtudes, dueña de admirable personalidad. Sus diáfanas acciones la enaltecieron, siempre llena de fe en el Creador Universal, cual santuario enternecido. Cielo, corona de la inmortalidad, del honor, el deber de Elena Paredes, en conjunción del amor, la nobleza de la pulcritud de su existencia. Reconocimiento supremo y postulado como brilla su estrella cuando se va la luna.
Como herencia testimonial de su consciencia cristiana nace el libro: Elena Paredes, Vida Eterna, Testimonios. Igualmente, la canción Madre Mía (disco compacto). Letra música e interpretación de Dommy Féliz. Orquestación-ingeniería de sonido: Julio César Féliz.
Sus huellas de bondad, pudor, insigne madre; dulzura, dama. Mujer que hizo de su vida templo de solidaridad humana. Trabajadora, gentil, de finos modales. Por ese trayecto y conjugación de paz espiritual en honor fecundo a su paradigma de generosidad se establece la Elena Paredes Fundación (EPF), para continuar su lealtad y dignidad al prójimo, y ayuda a las personas de todos los extractos sociales. Vive en nuestro corazón y pensamientos.