23
Sun, Sep

ESTOS POLITICOS PONIENDOSE EL YESO ANTES DE ROMPERSE EL BRAZO

Opinion
Typography

Todavía después de aprobada la Ley de Partidos Políticos no hay nadie de los que pugnaron hasta lo imposible por impedir su aprobación, que haya demostrado de manera racional cual es el vínculo entre la legislación a quien dieron su visto bueno las mayorías calificadas del Senado y la Cámara de Diputados y un supuesto proyecto para restablecer la reelección en la Constitución.

En nuestro caso, pasamos por el martirio de mirar todo el debate que se produjo en la Cámara de Diputados, y nos quedamos esperando cual de los diputados de la corriente de Leonel Fernandez, es quien iba a explicar donde estaba la relación entre una ley que contiene 84 artículos que regulan múltiples aspectos de la vida interna de los partidos políticos dominicanos y una reforma constitucional.

Nunca nadie habló del tema, ninguno de los fanatizados y radicalizados diputados que se llaman a si mismos defensores a ultranza de la Constitución, tuvo la amabilidad de presentar argumentos creíbles que les permitieran sostener una posición que raya en la irracionalidad, porque lo cierto es que resulta imposible visualizar cual es la relación de una cosa con la otra.

Lo que si es cierto, es que el grupo minoritario de diputados del PLD, se alió en forma pública con sus adversarios, para desde dentro intentar dar un golpe político al presidente de la República, que es de su partido, con el objetivo de debilitarlo no importándoles que una acción como esta disminuyera su autoridad, con los efectos que esto tendría sobre la gobernabilidad y la estabilidad institucional de la República Dominicana.

Nadie en esa Cámara de Diputados estaba defendiendo ninguna Constitución…

Es decir, se prefirió tomar el camino de desestabilizar la base de sustentación del gobierno, que evidentemente es el PLD y los partidos que forman la coalición que apoyan al Presidente Danilo Medina, propinándoles una derrota política, la que intentaron por todos los medios, antes que dejar abierto en camino para que su propio partido fuera el que encabezara de forma unida las aprobación de la primera Ley de Partidos que se ha dado el país.

Y esto se hizo con el argumento de que se estaba dizque defendiendo la Constitución, cuando ese grupo del PLD sabia perfectamente que esto era una excusa en la cual nadie creía y nadie cree, porque lo que hubo en el Congreso fue el traslado de todas las diatribas y mentiras usadas en una guerra que desató un grupúsculo cobijado debajo de la sombra del ex-presidente Fernández, en forma temprana en contra del gobierno de su propio partido.

Nadie en esa Cámara de Diputados estaba defendiendo ninguna Constitución, simplemente estaban azuzando el cuco de la reelección, idea que han usado en forma constante a través de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales, para tratar de mantener unido al denominado ¨bloque opositor¨, de donde ya salieron el PRM, que tiene su propia lucha interna entre Hipolito y Abinader, así como el PRSC que nunca en su historia puede asumir una posición anti-reeleccionista, porque seria negar su propia historia.

Lo que estaban haciendo los diputados leonelistas, antes lo hicieron los senadores que dicen responder a esa corriente, es como aquella persona que se acerca a un hospital para que le pongan un yeso en un brazo porque piensa que en algún momento podría romperse un hueso, el problema es que los médicos le tuvieron que explicar que se coloca el yeso después de la fractura, y que el enyesado de un miembro para nada sirve como preventivo que evite la fractura.

Por eso es que no podemos ver el vinculo entre la Ley de Partidos y un proceso de repostulación del Presidente Danilo Medina, es que no lo hay, no existe, una cosa no tiene que ver con la otra, lo que si existía era la intención oculta de anular la posibilidad y eso es un imposible tanto en República Dominicana como en la mayoría de los países de América latina, donde los procesos políticos han degenerado a una confrontación personal entre adversarios,

La excusa de la Ley de Partidos lo que ha servido es para agudizar la confrontación que se viene dando dentro del PLD, porque no se quiere aceptar que es imposible para un presidente en ejercicio en la República Dominicana, enajenarse voluntariamente la posibilidad de presentarse nueva vez al mismo cargo, sobretodo por las tensiones que se están creando alrededor de las figuras políticas, en esta época donde la acusación alegre y el ¨denuncismo¨ profesional parecen ser la moda.

Y esta situación esta creando tensiones que deberían ser superadas en el corto plazo por el partido de gobierno, porque no es posible que sea desde el seno de esta organización política, desde donde se distraiga la necesidad de difundir la excelente obra de gobierno que esta realizando el Presidente Danilo Medina, y tenga que ser el mismo presidente quien pida al pueblo que en las calles defienda lo que ha sido una gestión ejemplar en muchos aspectos.

No es posible que el PLD siga dando el espectáculo de tener en su seno a los mas reacios opositores de su propio gobierno, que sean algunos ¨lenguas sueltas¨ en la calle y ¨lenguas amarradas¨en las reuniones del comité político de ese partido, los que mantengan una confrontación inútil y a todas luces extemporánea, apenas estamos llegando al ecuador de este periodo de gobierno, falta mucho mas de un año para elegir los candidatos, por lo que no tiene sentido seguir con el discurso de confrontación.

Ademas, el tema de la reelección es decisión de una sola persona, y esta es el Presidente de la República Danilo Medina, todos ponemos opinar a favor o en contra, pero lo único seguro es que, como lo hizo el mismo Leonel Fernandez en un discurso el 8 de abril del 2011 cuando anunció que no sería candidato en las elecciones del 2012, el único que decide es el interesado, y esto lo hace por una convicción personal de que no debe intentarlo o después de una reflexión profunda sobre sus posibilidades de ganar las elecciones.

Al final ya tenemos Ley de Partidos y hubo que cruzar múltiples escollos y barreras para poder aprobar la norma que debería ser promulgada en las próximas horas por el Presidente Danilo Medina, antes que una derrota esto es un triunfo para el sistema democrático y una oportunidad para relanzar el deteriorado sistema de partidos de la República Dominicana. Deben cesar ya las posiciones tremendistas de algunos peledeístas, si están pensando en que su actitud es una forma de evitar una reelección, simplemente se están poniendo el yeso antes de romperse el hueso, es decir, es una tontería.