20
Tue, Nov

LA REUNION DEL PLD

Opinion
Typography

Después de varios meses sin reunirse, durante cuyo tiempo se han acentuado en vez de atenuarse las pugnas en el seno del Partido de la Liberación Dominicana, no hay motivos de optimismo para imaginar que transcurrirá sobre rieles y sin mayores inconvenientes, la reunión de su todo poderoso Comité Político.

Varios son los temas que están sobre el tapete, aun cuando pudieran no figurar de manera expresa como puntos de agenda.  Y todos presentan aspectos conflictivos.  Veamos.

La  suspensión de Víctor Díaz Rúa, quien ha tenido a su cargo el manejo de las finanzas del partido morado y del senador Félix Bautista, como secretario de Organización. El primero por estar sometido a la justicia y figurar  junto a Angel Rondón como implicado de mayor importancia en el expediente de sobornos de la Odebrecht, y el segundo, por la cancelación de su visa estadounidense bajo la imputación de haber incurrido en actos de corrupción durante el proceso de reconstrucción de Haití después del devastador terremoto del 2010.

La permanencia de Reinaldo Pared Pérez al frente del Senado y el traspaso de la presidencia de la Cámara de Diputados a Radhamés Camacho, ambos pertenecientes a la corriente danilista, lo que colocaría la dirección de ambos cuerpos congresuales bajo la directa influencia del mandatario, así como la incorporación al Comité Política de nuevos miembros afines a la misma.

Los cada vez más ásperos enfrentamientos mediáticos entre miembros de propio organismo, exponiendo y agudizando las hondas discrepancias entre el presidente Danilo Medina y el ex presidente Leonel Fernández. 

Y sobre todo, como reflejo y consecuencia de esa creciente pugna,  todas vinculadas a la candidatura presidencial del partido de gobierno en el 2020, el carácter de las Primarias, si abiertas o cerradas, de libre decisión por cada agrupación o definidas en  la ley de partidos, simultáneas o no, y organizadas por la propia Junta Central Electoral o simplemente bajo la supervisión de esta.

De que se pueda llegar a un consenso en este sentido pudiera depender de que al fin tengamos una ley de partidos si la bancada de gobierno presenta un frente común, o poner en manos de la oposición encabezada por el PRM la decisión final, ya inclinando sus votos a favor de una u otra propuesta.

Si bien es cierto que el presidente de la JCE afirma que en caso de no poder contar con la ley de partidos, el organismo, en uso de sus facultades, adoptará las medidas reglamentarias  para garantizar que las próximas y muy complejas elecciones separadas puedan celebrarse en un marco de equidad y transparencia, no lo es menos que tal como reconoce el propio doctor Julio César Castaños, la aprobación de la legislación haría el camino mucho más llano y libre de obstáculos.

El tema, por consiguiente, constituye una carga de responsabilidad para el partido de gobierno, cuyas diferencias internas han impedido hasta hora que cristalicen las gestiones en búsqueda de consenso que posibiliten la aprobación de la dilata pieza.

De esperar que la sensatez permita recobrar el perdido sentido de disciplina y unidad interna que hasta ahora había marcado una notoria diferencia entre el PLD y las demás agrupaciones políticas.  

De lo contrario, sus posibilidades de mantener el poder más allá del 2020 pudieran verse en serio peligro, sobre todo si la oposición lograr articular sus fuerzas y presentar un discurso y un programa convincente en una sólida coalición de partidos que haga frente al PLD.   

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.