20
Tue, Nov

ODEBRECH, LULA Y DANILO

Opinion
Typography

ODEBRECHT exportó corrupción a granel a gobiernos corruptos, lo que no es un atributo exclusivo, ni de esa transnacional, ni del imperialismo brasileño, que entró en una singular y riesgosa competencia con el estadounidense; y le ha ido mal, por el momento.

No olvidemos que el escándalo se potenció con las investigaciones realizadas al interior del sistema financiero de EEUU, viéndose obligada ODEBRECHT a negociar sus violaciones, a hacer confesiones y pagar penalidades, lo que tuvo su impacto aquí.

Pasó así también con la EMBRAER (caso Super-Tucanos).

ODEBRECHT EN BRASIL Y EN DOMINICANA.

Ciertamente ODEBRECHT, con sus conexiones con PETROBRAS y el poder político, se robó 2000 millones de dólares solo en Brasil.

Aquí, incluida la estafa de Punta Catalina, las sobrevaluaciones superan los 2,000 millones de dólares.

Los financiamientos electorales suman aproximadamente 500 millones de dólares y los sobornos intermedios 92.

Y para colmo, ODEBRECHT, en pleno el disfrute todavía de su impunidad local, ejerciendo su poder de chantaje, ha demandado al Estado Dominicano por 700 millones de dólares.

JOAO manejó directamente 50 millones de dólares en campañas de imagen presidencial realizadas en Brasil, hecho comprobado y condenado. Y fue instalado aquí como intermediario de una red mafiosa continental y como asesor del Gobierno del PLD.

Una de las contribuciones a la campaña de Danilo Medina por casi 4.5 millones de dólares fue transferida a través de unas de sus cuentas en Banco Suizo HERITAGE usada para recibir dinero de ODEBRECHT con esos fines.

El flujo de dólares sucios detectado fue casi siempre triangular: BRASIL, PERÚ-DOMINICANA o BRASIL-SUIZA-DOMINICANA.

LULA Y DANILO.

Los cargos contra Lula en Brasil son de poca monta, pero sufre la saña de una facción mafiosa de la gran burguesía brasileña y la ultraderecha política que no perdona infidelidades ni proyectos autónomos, aun sean de corte imperialista. ¡Saben cobrar caro y castigar a quien no se le doblega totalmente!

Lula tuvo altas responsabilidades políticas en ese funesto proceder delictivo de ODEBRECHT y otras corporaciones brasileñas a nivel nacional e internacional.

Optó por un modo de gobernabilidad en alianza con esas fuerzas, renunciando a posiciones y principios éticos consustanciales a todo movimiento realmente revolucionario.

De todas maneras sus méritos históricos son enormes y su gestión de gobierno muy superior a la de las derechas tradicionales, por demás corrupta hasta el tuétano, lo que explica la alta popularidad relativa del ex-presidente Lula.

Pero jamás su proceder puede ser nuestro referente o modelo.

Es más bien el típico caso de un dirigente obrero revolucionario y pro-socialista de origen, que paso a paso renegó del proyecto transformador, se convirtió a reformista, se abrazó a modalidades de la politiquería tradicional y se dedicó a administrar el capitalismo brasileño apegado a ciertas políticas asistencialistas auidaces de distribución del ingreso a favor de los más empobrecidos y a un nacionalismo imperial emergente.

La situación dominicana y de Danilo Medina sobre el tema tiene particularidades insoslayables.

El modo operandi de Danilo no tiene nada que ver con soberanía ni con justicia social. Es puro pragmatismo mafioso, subordinado a la recolonización a cargo de EEUU y el imperialismo europeo.

Hombre de aparato, lejos del liderazgo social, muy lejos de los méritos y la popularidad de Lula y del PT, sencillamente hizo provecho de esa conexión (la heredó de Leonel) y creó su propio emporio económico con alcancías humanas que responden a sus designios. Al igual que Leonel, pero más gris y más taimado.

La experiencia vivida y sufrida aquí en estos últimos 19 meses de lucha contra el sistema de corrupción e impunidad que él encabeza, nos indica que su desenlace victorioso es inseparable de un mayor ascenso y radicalidad de las movilizaciones…

…Hasta lograr el fin de este régimen y del gobierno presidido por Danilo Medina, al compás de la quiebra, transición y reemplazo de esta institucionalidad podrida y controlada por él… en dirección a una refundación o reconstrucción institucional vía proceso constituyente soberano y nueva Constitución democrática.