23
Sun, Sep

ESTADOS UNIDOS, SACRIFICO 254 MARINEROS

Opinion
Typography

El día 15 de febrero del año 1898, Estados Unidos provocó el incendio del acorazado Maine, con una explosión que dejó 254 marineros muertos más dos tripulantes, en una operación de bandera falsa, para asegurar los intereses norteamericanos y adueñarse de Cuba, Puerto Rico, Guam y las Filipinas.
En esa embarcación viajaban 355 personas y los que salvaron la vida disfrutaban de un baile dado en su honor por las autoridades españolas de la isla de Cuba.
Con la excusa, de asegurar sus intereses, Estados Unidos envió a La Habana el acorazado Maine, en una maniobra para meter miedo y provocar a España, que mantenía firme su rechazo de vender Cuba y Puerto Rico.
Dicen los cronistas de la época que a pesar de la inoportuna visita, las autoridades españolas les dieron un cálido recibimiento y los pobladores de La Habana se mantenían tranquilos.
Los diarios pros norteamericanos de la época publicaron el día siguiente que el barco de guerra Maine fue partido por la mitad por un artefacto secreto del enemigo.
En todo momento España negó que tuviera algo que ver con la explosión, sin embargo la campaña sensacionalista de los norteamericanos, la hacían ver como responsable.
Esos medios lograron convencer al pueblo norteamericano de que España fue culpable, y sus autoridades dieron un ultimátum para su retirada de Cuba, además inició la movilización de voluntarios antes de recibir una respuesta de las autoridades españolas.
España rechazó dicho ultimátum y declaraba la guerra en caso de la invasión de sus territorios, pero Cuba ya estaba bloqueada por las flotas norteamericanas.
Así, con esa operación de bandera falsa, matando a 254 personas de las suyas, se inició la guerra denominadas hispano-estadounidenses, cuyo resultado sería la caída del imperio español en América, para apoderarse de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas.
En el año 1975, un equipo de investigadores al mando del Almirante norteamericano, Hyman G. Rickover, reunió todos los documentos de las comisiones encargadas de hacer las investigaciones de lo ocurrido el 15 de febrero de 1898, determinando que la tragedia fue por “una causa Interna”.
Se determinó que fueron los mismos norteamericanos que provocaron el incendio causando la muerte de 254, personas, para así culpar a España y tener el pretexto para iniciar la guerra y apoderarse de esos territorios, que era el objetivo principal.
Una demostración más de que al imperio poco le importa la vida de los ciudadanos cuando se trata de lograr un objetivo, pues su prioridad es apoderarse a como dé lugar de algo que le interese, aunque para ello tenga que sacrificar miles de personas.