23
Sun, Sep

El Desesperado

Opinion
Typography

El desesperado Leonel Fernández, esta tan abrumado que ha entrado en un estado de pánico, que se ha dedicado a hacer encuestas diarias, que lo señalan como ganador de la elecciones del 16 de mayo de 2020 ante los demás adversarios, pero todo esto pone en evidencia su inminente derrota, ya que él es un político imbornal colapsado por un diluvio de rechazo que le ahogo su esperanza de volver al solio presidencial. ¿Pero es que usted? señor Fernández no comprende que a los líderes los persigue la muerte política y la guadaña del tiempo le ha tocado la puerta, pero su desesperación por el poder lo ha convertido en un alucinante, y lo está induciendo a ser un paranoico manipulador de encuestas políticas, para que sus resultados los beneficien electoralmente, es decir que la manipulación de encuestas es un mecanismo eminentemente político, porque procura influir en la psiquis del comportamiento del ser humano en la toma de sus decisiones y de interés, como en los procesos electorales. La manipulación es y será siempre una expresión tanto de los que gobiernan, como lo que aspiran llegar al poder, mejor dicho como la oposición. Cabe señalar que este es un instrumento para controlar el pensamiento humano en la toma de sus decisiones.

Podríamos en cambio decir que el desesperado es peor que in ciego, porque no ve. Por dónde camina mientras que el desesperado siempre pierde el camino no lo encuentra y usted Leonel Fernández es un barco a la deriva sin brújula y sin rumbo hace mucho tiempo, que su viento no soplan ya nada le vale, su camino de volver al poder de nuevo esta cerrado.

¿Yo me pregunto? Para donde va usted con ese escenario cargado de intriga, sorna y simulación, con afán de poder y envidia, con ese criterio donde germina la trapisonda, la simulación con esas acciones es que usted y su comparte pretenden la conquista del poder de nuevo. Estas actuaciones nos llevan a pensar que quienes tienen esa concepción de la lucha por el poder, guiados por una visión egoísta tipifica a esos políticos como amorales y eminentemente fuera de la realidad de que al poder solo lo vence otro poder, pues Leonel Fernández y sus trasnochados seguidores no acaban de comprender esas sentencias lapidarias de la política. Estas actitudes decía Nietzsche, según la cual, quienes luchan contra el poder terminan devorados como lobos. Por eso, estos políticos sin futuro con sus actuaciones en estos laberintos tan impredecibles por la lucha del poder lo hacen desesperarse y por lo tanto no logran su propósito político. En su afán del poder, ansia de poder, deseo de poder, pasión por volver el gobierno de nuevo, cuando el mismo lo ha perdido. Cabe señalar que en esta encrucijada la desesperación en política es mala consejera. Los Leonelistas, no entienden que a los líderes los persigue una muerte política prematura socialmente, y a su líder le llego inexorablemente su tiempo.

Aun cuando hemos ido agregando nuevos componentes al planteamiento inicial, de este articulo donde queda demostrada su desesperación psicopatológica de angustia por el poder.