24
Mon, Sep

PREGUNTA FUÑONA

Opinion
Typography

La Junta Central Electoral (JCE), con cierto maquillaje, es de Danilo Medina; y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), sin maquillaje, también. Gobierno Central, Presupuesto Nacional y Cámara de Cuentas, tienen el mismo dueño.

Desde el despacho de ese Señor se controla y manipula el Ministerio Público y buena parte del Poder Judicial, en el que conserva influencias significativas Leonel Fernández. Igual pasa también con el Poder Legislativo.

Los altos mandos de la Policía (donde además se venden los cargos), los de las Fuerzas Armadas, DNI, DNCD…responden a los privilegios y posibilidades de enriquecimiento que le está brindando el Presidente de turno.

Los capos del gran empresariado -tan corruptos y corruptores como los políticos- reparten sus preferencias entre Danilo y Leonel, aunque “boronean” a Abinader-PRM; partido y cabeza de una oposición electorera muy degradada, que por demás acepta esta institucionalidad podrida y secuestrada, incluido sus viciados mecanismos electorales.

Hipólito está agarrado por Danilo y Abinader se la busca con Leonel. El referente de Abinader en el imperio es Rudolf Guiliani, ex Alcalde de NY y asesor de Trump y ni siquiera se esfuerza por aparentar otra cosa que no sea un político conservador de la recolonización.

Leonel, no solo Félix Bautista y Díaz Rúa, es un preso del imperio gringo, con sus guates amenazados de extradición. Danilo, preferido temporalmente (en estos días pactó con Trump mutuas concesiones), está bajo chantaje del centro imperial con Odebrecht a cuesta.

La cúpula del PLD, con un predominio danilista, pero en fuerte pugna con el leonelismo, conserva el control de la dictadura mafiosa institucionalizada.

Esa pugna cruza al PLD y al Estado, e incluso podría afectar su dictadura, pero ambas facciones lo saben y actúan para garantizar preeminencias e impunidades sin que la sangre llegue al río, procurando siempre el predominio de la corporación morada dentro del sistema dominante. Si Danilo logra –y en eso está- que Leonel, cada vez más débil, ceda en eliminar las trabas constitucionales a su re-postulación a cambio impunidad, esa fractura podría soldarse temporalmente.

¿Creen ustedes que con ese cuadro por delante se pueda desplazar a la mafia peledeísta por esa vía electoral y a la vez ponerle fin al sistema de corrupción e impunidad con esa “jefatura opositora”?

Respondan con sinceridad… mientras, insisto: hagamos todo lo posible para que previamente las movilizaciones y paralizaciones multitudinarias provoquen el colapso de este régimen… y solo después hablemos de elecciones realmente democráticas con otros protagonistas como alternativa.