18
Sun, Nov

Para recordar y no olvidar: Los doce años de la dictadura de Joaquín Balaguer

Opinion
Typography

Un día como el, 1 de julio, pero de 1966, hace 42 años, Balaguer asciende al Poder.

Por lo establecido en el Acta de Reconciliación Nacional, presentada por la Comisión Ad- Hoc (1) de la prostituida OEA, presidida por el representante norteamericano Ellsworth Bunker, se escogería un presidente provisional que en junio de 1966 haría elecciones generales. Recayó esta elección en el Dr. Héctor García Godoy. También se elaboró un Acta Institucional que serviría de marco jurídico para el ordenamiento institucional hasta elaborar una nueva constitución.

Joaquín Balaguer fue electo presidente el 1 de junio de 1966 y tomó posesión del cargo el 1 de julio siguiente, iniciando la Era de los Doce Años.

Balaguer retornó del exilio de unos 3 años y 4 meses en EEUU el 28 de junio de 1965, con el pretexto de su madre moribunda, por un permiso “humanitario” del Gobierno de Reconstrucción Nacional –GRN – y se quedó para hacer política electoral. Había salido del país el 7 de marzo 1962, después de haberse asilado en la Nunciatura Apostólica el 16 de enero de 1961.

Balaguer al Poder.

Formó el Partido Reformista y se centró en una lucha política contra Bosch, en la campaña utilizó la táctica presentándose como un candidato moderado y conservador, con la divisa de propaganda política de la Revolución sin Sangre. Fue una campaña política electoral con el abierto y descarado apoyo de las fuerzas interventoras y del bando antipatriota y traidor. A pesar de denuncias de fraude electoral     se alza con el poder Joaquín Balaguer. Las votaciones se realizaron el 1 de junio de 1966, tomando posesión un mes después, 1 de julio, dando inicio a la dictadura ilustrada de los terribles, nefasto y criminal doce años de gobierno Balaguerista.

La mejor descripción que puede hacerse del ambiente electoral que vivía el país en la campaña del 1966, con las fuerzas norteamericanas invadiendo todavía la nación, la hace el señor Nicolás Silva, dirigente del Partido Revolucionario Dominicano y actor de primera fila de estos acontecimientos, por lo que transcribiremos de su libro Guerra, Traición y Exilio. Tomo I la página 578 y siguientes. (2)

Aumenta la represión, la coerción y los muertos.

<<Cuando los partidos políticos se aprestaban para entrar en la campaña electoral de 1966, la atmósfera era tensa y la persecución se hacía sentir por doquier. Los militares del bando de San Isidro perseguían y mataban, a los militares del bando de Ciudad Nueva o del Campamento 27 de febrero. Terroristas vestidos de paisanos y armados de ametralladoras de manos y pistolones salían las noches a la caza de sus presas, dejando siempre tras sus huellas el luto y la zozobra de las familias dominicanas.>>

<<Estas pandillas criminales se dedicaban a colocar explosivos en las propiedades de las personas que  manifestaran sus desmanes y atrocidades; sobre todo en los órganos de prensa hablada y escrita. Lo mismo que le sucedió a la revista “Ahora” como hemos citado en el capítulo anterior. Les ocurrió al establecimiento comercial de Guerra Hermanos, a las plantas de Radio Comercial, Radio Mil, Radio Romana, voladas de cuajo, por fuertes y “misteriosas explosiones”, producidas por facinerosos que se dirigían hacia los lugares por ellos escogidos en automóviles con placas falsas y hasta sin placas. No era fácil determinar si las elecciones convocadas, podrían efectuarse para la fecha fijada por el presidente provisional>>.

<<Mientras tanto, el ex presidente Bosch, candidato a los comicios protestaba por la radio y los periódicos, contra la terrible situación. Y alegaba siempre que, si persistía la ola de crímenes y delitos contra el PRD, su organización política se abstendría de ir a los comicios. En una de sus  alocuciones radiales, refiriéndose al malestar y la poca seguridad de la vida y de la propiedad existente, dijo: ”Siguen existiendo dudas acerca de si el Partido Revolucionario Dominicano, evidentemente una de las organizaciones políticas más importantes, participará en las elecciones…>>

<<El desorden de las bandas con base en San Isidro, seguía sembrando muerte y heridos como en los tiempos de la revolución constitucionalista. Y era lo peor que los criminales sin ley e incontrolables no eran sometidos a la acción de la justicia, que era prácticamente inexistente, pues el juez que se atreviera a condenar a uno de aquellos maleantes era hombre muerto también. Tal era la situación de los meses preelectorales en el país…>>

<<…El hostigamiento a la casa del Profesor Juan Bosch, fue algo sin paralelo en la historia política y electoral de Santo Domingo. Existía un interés marcado en no permitir que el candidato del PRD ganara las elecciones. Las consignas llegaban de Washington, cuyas órdenes eran impartidas por las “Fuerzas Interamericanas de Paz- FIP-“, la embajada americana, los ayudantes militares norteamericanos en el país y ejecutadas por los militares criollos acantonados en la base aéreo-militar de San Isidro.>>

<<A Bosch no lo dejaron tranquilo hasta después de las elecciones del 1ro de junio. Apenas habían transcurrido cinco días de la intentona de asesinato en su propia casa, cuando el día 11 se produjo un raro y escandaloso incidente en los alrededores de la misma. Se movilizó todo el cuerpo diplomático acreditado en Santo Domingo, incluido el representante del Papa. El episodio fue el siguiente: un joven de 19 años de edad, de nombre Pedro María Pimentel, fue visto en la parte posterior de la residencia de Bosch. Trataba de penetrar en la casa. Al ser sorprendido por los Hombres Ranas, escoltas de Bosch, comenzó a correr entre los arbustos, siendo capturado y llevado ante la presencia del líder político. Al ser interrogado por éste y los Ranas. Una insólita nota, firmada por el intruso, fue publicada en El Caribe, el 14 de marzo de 1966. Decía:>>

Documento entregado por Bosch.

“A continuación se reproduce el texto íntegro de la nota entregada por el expresidente profesor Juan Bosch a los miembros del cuerpo diplomático el pasado viernes.”

Santo Domingo. D.N.

11 de marzo de 1966

“Declaración hecha por el nombrado Pedro María Pimentel, sin cédula, natural de Arroyo Hondo, La Vega, residente en el Barrio Nuevo, calle 30 (treinta) en relación con una misión que cumplía, al ser sorprendido en el patio de la residencia del profesor Juan Bosch.”

“Hace siete días, un grupo de gringos nos propusieron a un grupo del Barrio Nuevo, que queda frente a la fábrica de cerveza Presidente, que nos iban a pagar $50 dólares para que nosotros viniéramos al patio de la casa del profesor Juan Bosch y averiguáramos por donde se podría llegar a la casa sin ser visto por los centinelas. Ninguno aceptó esa misión”.

“Anoche a eso de las siete y media (7:30 pm) fui a un bar que queda cerca del matadero a tomar un refresco, cuando estaba allí, el sargento William, que se encontraba acompañado de cinco soldados norteamericanos, que pertenecen al campamento situado en la feria ganadera, me  llamó y me propuso nuevamente  darme los $ 50 dólares para que yo fuera a la residencia del profesor Juan Bosch y averiguara por donde se podría llegar a ella sin ser visto por  los centinelas”

“Los demás soldados que le acompañaban dijeron que había que acabar con esos ranas y con el profesor Juan Bosch, para que haya tranquilidad en el país.” Yo me hice cargo de la misión y salí a las 8:00 am. De mi casa y me metí por una puerta de cemento que hay en la autopista, llegando por el monte hasta el patio de la casa sin que nadie me viera. Cuando me encontraba en un cocotero, que hay detrás de la casa, me metí en un hoyo debajo de una mata de coco, me vió una muchachita y se  lo informó a una  señora que vive al lado del cocotero. Cuando yo ví que esa señora salió corriendo a informar a  los guardias que se encuentran en la casa del profesor Juan Bosch, salí huyendo por el monte y los guardias salieron corriendo detrás de mí para atraparme. Al llegar a la autopista me sorprendió un rana y me hizo preso”.

“Los informes que recogiera debía entregárselo al sargento William en la oficina donde anota a los que ellos utilizan para trabajar, que esta al lado de donde botan la basura”.

FIRMADO.

Pedro María Pimentel.

Notas:

1.- El joven Pimentel al ser apresado vestía uniforme de soldado brasileño y dijo ser empleado de uno de los destacamentos de la “Fuerza Interamericana de Paz”. Luego un alto oficial de la FIP confirmó que en efecto trabajaba en un campamento de ellos, pero que, en la fecha del apresamiento no era peón de tal campamento.

2.- El día 1ero de junio se celebraron las elecciones en estas condiciones de  represión y muertes, y como estaba previsto la “gana” Joaquín Balaguer con 759,887 votos contra Juan Bosch con 494, 570 votos. En estas elecciones, como en las siguientes durante los doce años del régimen de Balaguer, votaron los miembros de las FF.AA y la Policía Nacional lo que estaba y está prohibido por la Constitución para los militares y policías.

3.-. Los observadores internacionales que envió la Organización de Estados Americanos – OEA- para supervisar las elecciones, antes de irse la comisión se destapó con esta perla de comunicado de prensa, que como ha sido siempre, obediente a la defensa de los intereses norteamericanos, daba su regocijo de esta manera:

Quienes firman esta declaración y han asistido a las elecciones de la República Dominicana como observadores de países del hemisferio, dejan clara constancia ante el pueblo dominicano, y de conformidad con los términos del informe enviado al señor Presidente de la República, Dr. Héctor García Godoy, y al secretario general de la OEA, Dr. José A. Mora de la satisfacción con que han visto desarrollarse el acto de las votaciones del 1ro de junio.”

“Ello honra, con la limpieza y fe con que se efectúo, al pueblo dominicano y es garantía del porvenir democrático de América. Además, quienes firman confían en que el resultado de las elecciones será respetado por todos en beneficio de la paz de la República Dominicana y de la institución del sufragio libre en el continente”.

Al pie del documento aparecen la firma de los integrantes de la comisión de observadores de la OEA.

Según la directora del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana, Luisa De Peña Díaz(3), durante los Doce Años de Balaguer, se tiene registrado más de 11 mil casos de muertes, torturados y desaparecidos; estos sin contar los muertos y desaparecidos en las ciudades y campos del interior del país. Además, en el museo tienen una lista de unas 5, 000 personas con nombres y apellidos para confirmación y 1200 nombres denunciados por familiares como desaparecidas por política, que están faltas de verificación. Estamos hablando de más de 17 mil personas que sufrieron las consecuencias de la intolerancia del régimen de Joaquín Balaguer.

LOS BORRONES Y CUENTAS NUEVAS ESTABLECIDOS EN ESTE PAÍS POR LOS PARTIDOS DETENTADORES DEL PODER HAN CREADOS LA CORRUPCIÓN, EL CRIMEN Y LA IMPUNIDAD, HASTA QUE NO SE EJECUTE EL PRINCIPIO DUARTIANO:     “Mientras no se castigue a los traidores como se merecen, los buenos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones

¡ASI PIENSO. ASÍ ACTÚO!

ASOVA = Ariosto Sosa Valerio.

Referencias.

1.- Grimaldi, Víctor. Golpe y Revolución.  2da. Edición mayo 2000. Pag. 397 y sigs. Editora Corripio. Sto. Dgo. Rep. Dom.

2.- Silva, Nicolás.  Guerra, Traición y Exilio. Tomo I. página 578 y siguientes.

3.- https://www.listindiario.com/la-republica/2013/03/10/268859/11000-victimas-en-doce-anos-de-jb