Lucha contra el crimen

Opinion
Typography
Las redadas masivas e indiscriminadas,  constituyen un error en la lucha contra el crimen. Parar a los ciudadanos por simple sospecha, porque tienen tatuajes, o por el corte de pelo, lleva a que el pueblo de a pie rechace esas acciones. Las detenciones y los allanamientos deben ser selectivos, previo a una investigación especializada.
La lucha contra el crimen no debe llevar a las autoridades a tomar medidas precipitadas. Se trata de detener, erradicar,  la ola de violencia, pero se tiene que tomar en cuenta que el principal aliado de ese programa son los ciudadanos.
El pueblo tiene que ser parte de la lucha contra el crimen, y tiene que ser el principal colaborador de las autoridades. Ahora, si a la entrada de los barrios de clase media y pobre se llevan a cabo redadas masivas, detenciones indiscriminadas y hechos de fuerza en exceso, entonces no se lograra el necesario respaldo de los que viven en el polígono más expuesto al robo, al sicariato y al micro-tráfico de drogas.
No se puede olvidar en acciones de seguridad social que el principal activo a proteger es el ciudadano. Si se aplican acciones que perjudican al hombre de a pie, y hasta el de cuello blanco, se estará camino del fracaso. Con la utilización colectiva y no selectiva de acciones contra el crimen, se puede perder las simpatías del principal  aliado, que es a quien se busca proteger.
Hemos respaldado a la Procuraduría General de la República y a la Policía en las acciones para detener la delincuencia. Inclusive hemos pedido en ocasiones que se tenga mano dura. Creemos necesarias las medidas que ahora se toman, pero nos permitimos hacer la sugerencia de que se tenga cuidado con las detenciones masivas, por simple percepción, el apresamiento de todos los motoconchistas que tienen las dos ruedas como su vital  transporte y tender redadas a las seis de la mañana que perjudican a las mujeres y hombres serios y respetables que se levantan a trabajar.
La acción que no es ejecutada sustentada en previa  investigación selectiva, es contraproducente: sus prejuicios podrían ser mayores que sus beneficios. Pedimos  primero investigación y después actuar.
Hay por todos los medios posibles que evitar que el ciudadano sienta que está en el medio de una crisis: los ladrones y sicario que le atracan, y las acciones de la policía que los detienen por acciones preventivas no justificadas por previa investigación.
Una campaña de lucha contra el crimen debe detener a delincuentes, sospechosos y personas con perfiles peligrosos, pero al mismo tiempo tiene que dar seguridades al ciudadano de que las autoridades están junto a él y que puede salir a trabajar, a divertirse                            , a cambiar un cheque, sin ningún tipo de peligro.
Si me preguntan cuál es el punto más importante de la lucha contra el crimen, respondo sin chistar, que la ciudadanía sienta que el policía es su protector, y que donde vea un uniformado tenga toda la confianza de llevar a cabo sus actividades normales, porque en su percepción está bien protegido.
Al delincuente no se le puede dar tregua, hay que perseguirlo a sangre y fuego, a vida o muerte, pero cuidado si por ir muy rápido se golpea por efecto colateral al que hay que proteger.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
e-max.it: your social media marketing partner